jueves, 5 de noviembre de 2009

Dinero: Historia de la moneda (parte 3_Grecia)

:) 
Bien ahora tras los persas y Lidia, continuaré parte del desarrollo histórico de las monedas, iniciando ahora con la antigua Grecia. En éste punto, lo manejaré por periodos, iniciando por el Periodo Arcaico de Grecia.



Una vez comenzada la acuñación de monedea metálica en Lidia, la misma se fue expandiendo de a poco por toda la zona de influencia del Mediterráneo, llegando a Grecia. Por su proximidad a Lidia, las ciudades griegas de Egina, Corinto y Atenas fueron las más beneficiadas en esta primera etapa, fundamentalmente por los grandes contactos comerciales que tenían entre sí.

Pero, a pesar de lo anterior, no es fácil seguir un criterio de clasificación para las monedas griegas: las poleis eran numerosísimas, y casi todas, por razones comerciales y por orgullo nacional, se organizaron para acuñar sus propias monedas. No había uniformidad en los sistemas de peso, y muchas ciudades adoptaron los mismos símbolos o tenían idénticas letras distintivas.

Muchos de los especialistas más acreditados en la clasificación monetaria griega se han atenido a una simple distinción geográfica, que asigna a cada polis la descripción de los diversos tipos a ella atribuidos. Otros prefieren clasificar según las diversas autoridades emisoras, distinguiendo entre emisiones de ciudades autónomas, emisiones bajo soberanos y tiranos, emisiones de monedas ciudadanas y monedas coloniales.

Los metales característicos de la producción griega fueron el oro, la plata y el bronce, siendo los dos primeros los que se usaron en estado puro.

Por lo que se refiere al período arcaico, la ciudad de Egina dirigió su comercio principalmente hacia Oriente y al mar Egeo, usando monedas con acuñaciones de animales simbólicos, principalmente una tortuga de mar en el anverso. La tortuga de mar era el emblema de Afrodita, diosa del amor y la belleza, esto, es fácil de comprender puesto que Egina, dependía del mar para su vida. En el reverso se veía un dibujo (podría tratarse de una marca del punzón), del que no se ha podido descifrar aun su significado. Las tortugas, eran muy parecidas a las monedas actuales en tamaño y peso, redondas planas (las persas eran ovales) y fueron las primeras monedas griegas.

Aunque luego fueron variando de peso y tamaño, las más grandes y también las más usadas se llamaron ESTATER (balanza).

Por su parte Corinto, la segunda ciudad griega que acuñó moneda (hacia finales del siglo VII a.C.), desarrollaba sus actividades sobre todo en los mercados occidentales, en la Magna Grecia; sus monedas fueron conocidas con el nombre de potros porque en el anverso llevaban la figura de Pegaso y las marcas efectuadas por el troquel, en el reverso. Posteriormente se grabaron en el reverso otros motivos (el tridente, la cabeza de la diosa Palas Atenea, etc.).

En un primer momento, las monedas de Corinto presentaban en el reverso una simple señal de punzón, pero la iconografía se fue perfeccionando con el grabado del retrato de Palas Atenea, diosa protectora de la ciudad, tocada con el yelmo corintio.

Las monedas atenienses eran las más usadas en todas las ciudades, y como la diosa Atenea era la protectora y la que les había dado la riqueza del olivo, el diseño del dibujo llevaba la efigie de Atenea, así como en el reverso figuraban el olivo y la lechuza.

El dracma llegó a ser la más popular unidad de intercambio.

El nombre de dracma proviene del verbo griego "δράττω" (dráttō, empuñar, agarrar). Al principio un dracma se componía de seis óbolos (un "puñado" de barras metálicas) que se utilizaban como medio de pago a comienzos del 1.100 a.C. Esta fue la medida estándar de plata que se utilizó en la mayoría de las cecas (casas donde se acuñaban las monedas) griegas, y el término "óbolo" se utilizó para designar a las monedas que valían una sexta parte de un dracma.

La noción de que la palabra "dracma" ha derivado de la palabra "puñado" se remonta aparentemente al reinado de Heracles del Ponto (387-312 a.C.) pero el metrólogo Livio C. Stecchini argumentó que el origen de la palabra dracma era semítico.

En el siglo V a.C. la moneda más utilizada en el mundo griego fue el tetradracma ateniense. En su anverso aparecía la diosa Atenea con un casco de guerra y una lechuza en el reverso. Hoy en día a estas monedas se las conoce en griego como γλαῦκαι (búhos).

Dependiendo de la ceca, los dracmas se acuñaron con diferentes pesos y medidas. La medida estándar que más o menos se utilizó fue la ateniense o ática, que consistía en más o menos 4,30 gr. de plata.

http://www.numismatik.com.ar/monedas/monedas-de-grecia.php
http://www.mailxmail.com/curso-origen-moneda-trueque-bizancio/monedas-ciudades-estados-griegas
http://es.wikipedia.org/wiki/Dracma_griego

0 comentarios:

Publicar un comentario