jueves, 9 de abril de 2009

Jueves de Historia: Ubar

:) 
Hoy jueves de Historia quiero compartirles esta curiosa entrada de blog sobre una ciudad que se creía un mito pero que resultó ser realidad, su nombre es Ubar. Reproduzco la entrada íntegra a continuación.

"Ubar, la atlántida de las arenas"

En Medio Oriente existía una leyenda muy similar a la de la Atlántida en Occidente. Una ciudad de avanzada cultura y arquitectura megalítica cuyas elevadas torres de mármol y pilares finamente decorados hacían arrodillarse a cualquier visitante ante su belleza; siendo a causa de su desgraciado infortunio hundida en el desierto por una tormenta de arena. La diferencia, es que mientras la Atlántida permanece en el Reino de Mythos, Ubar resultó ser una realidad.

Meses atrás hablamos sobre Terra Ingognitae, es decir, islas y ciudades sólo existentes en las leyendas. Ubar hubiese entrado en ésta lista, si no fuese porque hace 28 años un grupo de arqueólogos utilizando tecnología del programa Landsat y un complejo equipo abordo del transbordador espacial Challenger detectara los rastros de las rutas de trenes camello utilizadas por los mercaderes para llegar a la ciudad. Consecuentemente descubriendo la ubicación de la misma y desenterrando sus restos.

Ubar fue creída una leyenda dada la escasa cantidad de registros que la mencionaban, los cuales la marcaban como un gran centro comercial de esplendorosa arquitectura y riquezas en la región de Rub’ al Khali, al sur de la Península Árabe. Fundada hace 5 mil años y destruida bruscamente 3 mil años más tarde, el comercio logró que la misma poseyera todo tipo de riquezas, incluso varios relatos contaban sobre magníficas estatuas enchapadas en oro en las plazas.

Este esplendor, la falta de ruinas y su repentina desaparición -causada por un desastre climatológico según Surat al-Haaqqah-llevaron a que la misma ingrese en el terreno de las leyendas durante casi 2000 años. Leyenda que, dada su romanticismo, ya que la misma incluso hablaba de mercaderes europeos pre-romanos, llevó a que infinidad de exploradores la buscaran -uno de éstos exploradores, Harry St. John Philby, en 1932, no descubriría la ciudad, pero su expedición lo llevaría a descubrir los increíbles cráteres de Wabar. Inmensos cráteres de vidrio formados cuando una serie de meteoritos impactó con la arena cristalizándola en el proceso (en unas semanas hablaremos de los mismos)-

Desafortunadamente el abandono y los casi dos mil años de entierro llevaron a que pierda todo su encanto original. Sin embargo, su historia ha quedado como uno de los hallazgos más fascinantes de la arqueología moderna. Hoy sólo quedan ruinas y una sombra de antiguo esplendor.

Fin, el blog del que tomé esta entrada es éste, dense una vuelta, habla de historia y otras tantas cosas.

Y así termina esta entrada, espero que les allá parecido interesante, sigue el bonus.

Bonus: Les pido que se asomen en estos días al cielo nocturno, podrán observar una luna grande, redonda y blanca. De hecho así será cada vez que salgan a admirarlo dentro de los festejos de semana santa y es que es justamente por la primera luna llena de la primavera que se eligen las fechas para estas celebraciones, como un símbolo de la resurrección de Jesús. Curiosamente la primer luna llena de primavera es tomado por muchas culturas y religiones para diferentes celebraciones, ya que está relacionada con la fertilidad, uno de los ejemplos más curiosos es un festival japonés en torno al falo de nombre Kanamara, más información de este último aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario