viernes, 5 de marzo de 2010

Son las Nubes Inalcanzables?

:) 

Saludos todos los que compartimos conocimientos:


Hoy trataré un tema "sencillo", más bien reflexivo y nada ostentoso. Quizá para algunos implique recuerdos, para otros deseos, sueños, anhelos o tal vez fantasías; puede ser que para otros tantos conlleve una reflexión más profunda, filosófica, y en cierto sentido pensar en cuanto a la magnitud de las cosas y el universo.

Así....comienzo.

Cuando yo era niño, acostumbraba salir de mi casa y recostarme en la hierba para relajarme un rato, y aprovechaba el panorama para dejar volar mi creatividad: trataba de imaginar y hacer figuras con las nubes, dándole a cada cúmulo de H2O vaporizado un nombre, una categoría, y una virtud. De cualquier nube podrían salir desde las cosas más comunes, hasta los personajes más extraños.

Sin embargo, había momentos en los que al apreciar la longitud del cielo comenzaba a sentir vértigo e imaginaba que sobre mí había otra Tierra, otro planeta donde el cielo era el agua de los océanos de ese otro planeta, y las nubes más bien eran compartidas con la Tierra que tenía sobre mí. Después de un rato de estar apreciando eso, uno comienza a sentir que cae.

El punto es que por esa misma experiencia, comencé a preguntarme qué tan lejos del suelo estaban las nubes, y si era posible alcanzarlas alguna vez. Conociendo ahora un poco más la respuesta, parece ser que las nubes no están tan lejos como parece y, en ese sentido, no son inalcanzables.



Una nube es un hidrometeoro que consiste en una masa visible formada por cristales de nieve o gotas de agua microscópicas suspendidas en la atmósfera. Las nubes dispersan toda la luz visible, y por eso se ven blancas. Sin embargo, a veces son demasiado gruesas o densas como para que la luz las atraviese, y entonces se ven grises o incluso negras. Las nubes son gotas de agua sobre polvo atmosférico. Dependiendo de las condiciones climáticas, estas gotas de agua pueden convertirse en lluvia, granizo o nieve.

Las nubes se forman por el enfriamiento del aire, lo que provoca la condensación del vapor de agua, invisible, en gotas o partículas de hielo visibles. Las partículas son tan pequeñas que las sostienen en el aire corrientes verticales leves.

Por la distancia que las nubes tiene con la tierra, estas generalmente se clasifican en tres tipos: altas, medias y bajas.

Las nubes altas se encuentran a una distancia de 5 km en adelante, habiendo entre ellas los siguientes tipos de formaciones:

Cirros: nubes blancas, transparentes y sin sombras internas que presentan un aspecto de filamentos largos y delgados. Estos filamentos pueden presentar una distribución regular en forma de líneas paralelas, ya sean rectas o sinuosas. La apariencia general es como si el cielo hubiera sido cubierto a brochazos. Cuando los cirros invaden el cielo puede estimarse que en las próximas 24 hrs. habrá un cambio brusco del tiempo, con descenso de la temperatura.
Cirrocúmulos: forman una capa casi continua que presenta el aspecto de una superficie con arrugas finas y formas redondeadas como pequeños copos de algodón. Estas nubes son totalmente blancas y no presentan sombras; cuando esto sucede comúnmente se dice que el cielo está “aborregado”. Los cirrocúmulos suelen indicar un cambio en el estado del tiempo en las próximas 12 hrs., posiblemente previo a una tormenta.
Cirrostratos: Tienen la apariencia de un velo, siendo difícil distinguir detalles de estructura, presentando ocasionalmente un estriado largo y ancho. Sus bordes tienen límites definidos y regulares. Este tipo de nubes suele producir un halo en el cielo alrededor del Sol o de la Luna. Los Cirrostratos suelen suceder a los Cirros y preludian la llegada de mal tiempo por tormentas o frentes cálidos.

Las nubes medias se localizan a una distancia de 2 a 5 km, creando algunas formaciones como:

Altocúmulos: copos de tamaño mediano y estructura irregular, con sombras entre los copos. Presentan ondulaciones o estrías anchas en su parte inferior. Los altocúmulos suelen preceder al mal tiempo producido por lluvias o tormentas.
Altostratos: Capas delgadas de nubes con algunas zonas densas. En la mayoría de los casos es posible visualizar el Sol a través de la capa de nubes. El aspecto que presentan los altostratos es el de una capa uniforme de nubes con manchones irregulares. Generalmente presagian lluvia fina y pertinaz con descenso de la temperatura.

Las nubes bajas se encuentran a una distancia menor de 2 kilómetros, clasificándose en:

Nimbostratos: capa regular de color gris oscuro con diversos grados de opacidad. Es posible observar un aspecto ligeramente estriado que corresponde a diversos grados de opacidad y variaciones del color gris. Son nubes típicas de lluvia de primavera y verano y de nieve durante el invierno.
Estratocúmulos: presentan ondulaciones amplias parecidas a cilindros alargados. Estas nubes presentan zonas con diferentes intensidades de gris. Los estratocúmulos rara vez aportan lluvia, salvo cuando se transforman en nimbostratos.
Estratos: con apariencia de un banco de neblina grisáceo sin una estructura definida o regular. Presentan manchones de diferente grado de opacidad y variaciones de la coloración gris. Durante el otoño e invierno los estratos pueden permanecer en el cielo durante todo el día dándole un aspecto triste. Durante la primavera y principios del verano aparecen durante la madrugada dispersándose durante el día, lo que indica buen tiempo.


Hay que resaltar, que el nacimiento de las nubes, su distancia y sus diferentes formaciones, dependen de la presión atmosférica, de la temperatura de las corrientes de aire y de la velocidad de éstas; y si nos detenemos un momento a observar su dinámica, seguro aprenderemos a leer el tiempo y el clima.

Además, después de haber expuesto esta información, quizá ahora veamos a las nubes ya no tan lejanas, y nos recuerden aquellos momentos en que deseábamos alcanzarlas y tocarlas. Claro está que hay momentos en los que las nubes están tan cerca de la tierra que parece que la acarician o bajan a beber agua; como este:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusto esta entrada.
Eso me hizo recordar la pelicula de Hercules
como nacio pegazo (Cirro, Nimbostrato y Cumulo)
esto de mirar las nubes en lo personal me encanta.

Christian O. Grimaldo dijo...

ME encantó tu entrada de hoy Fer, particularmente recuerdo ser adicto a las nubes desde pequeño y es que a pesar de los años a veces me gusta seguir pensando que tienen vida ¿que pasaría si un día una bajara y se llevara a alguien? o mejor aún se lo comiera...

En fin, no sabía de esa clasificación tan variada, puede decirse entonces que cuando hay muchos cirros en el cielo, ¿está cirroso?

Por cierto tu última imagen me recordó a Chiapas, el único lugar donde he visto que el cielo y la tierra se besan.

Fernando dijo...

Cierto cierto jajajaja. Yo tambien me acordé mucho de Chiapas,siempre que veo las nubes así me acuerdo mucho de esas tierras; a ver cuando regresamos.
Y sí, a veces yo imaginaba que las nubes eran algodón de azucar y que sabían rico,y siempre quize alcanzar una para probarla.
Y pues acá por estos ranchos uno aprende a hermanarse con la naturaleza y a leer el tiempo según las nubes, aunque ahorita ya no se puede tanto, los climas han cambiado y parece que están tan descontrolados que a uno lo confunden.

Publicar un comentario