jueves, 4 de marzo de 2010

De la Voz a la Radio

:) 
Saludos de nuevo:

En esta ocasión dedicaré esta entrada a uno de los medios de comunicación más importantes y que más impacto tiene sobre la sociedad; podría decirse que este medio de comunicación es el más efectivo en el sentido de transmitir informació transparente e imparcial, y ofrecerle a la sociedad herramientas para poner en tela de juicio sus aconteceres y crearse así su propia perspectiva: La Radio.
Actualmente muchas instituciones y colectivos culturales, cientíuficos, y de otros matices, hacen uso de la radio como el mejor medio de transmisión de información y de contacto con las personas; particulamente ahora con el uso de la radio por internet en tiempo real o potcast (o podcast), siendo este último tema bastante interesante para profundizar.
Por supuesto, en la radio, así como en los demás medios de comunicación, puede encontrarse "de todo", desde expresiones críticas frente a los conflictos sociales, desde progrmas impulsados por instituciones gubernamentales para reforzar ciertos procesos ideológicos, hasta comunidades religiosas que, a mi parecer, funcionan bastante bien al proponerse lograr sus objetivos.
Lo cierto es que, mientras tanto, a cada quien le toca el papel de discernir y elegir qué es siginificativo y qué no lo es, aprobarlo o desaprobarlo, aprovecharlo o simplemente ignorarlo. Hay que saber, pues, escuchar, ver, leer...

En ese sentido, quisiera aprovechar este espacio para tratar un poco la historia y el surgimiento de la radio en México, quizá el conocer un poco su trayectoria pueda ofrecernos algunos puntos de análisis más amplios.


La Radio en México

El nacimiento de la radio en México se remonta hasta 1919, año en que Constantino de Tárnava instala la primera estación de radio experimental en Monterrey, Nuevo León, a la cual se considera como la primera estación de radio instalada en el país.
Posteriormente, en 1921, se transmite el primer programa radiofónico desde la Ciudad de México, destacando así los hermanos Gómez Fernández quienes fabricaron el aparato que generaría la transmisión de un breve programa de radio en un teatro; tuvieron una emisora de radio desde el 27 de septiembre de 1921 hasta enero de 1922.
Sin embargo, algunos otros historiadores y periodistas considera que la primera estación de radio en la ciudad de México fue la del Buen Tono, que inició sus actividades el 15 de septiembre de 1923.Varios años más tarde, esta radiodifusora se convierte en la XEB, la "B" grande de México.
El 18 de septiembre de 1930, inició sus actividades la XEW. El primer locutor de esta estación fue el actor Arturo de Córdoba, con una programación amena, interesante y versátil. Esta radiodifusora comenzó sus actividades con el slogan de "XEW: La Voz de América Latina desde México".
Colocándose la radio hasta el momento como un buen medio y buena oportunidad de transmitir información y posteriormente publicidad, en 1933 las empresas radiodifusoras comenzaron a hacer dinero, pues en este año se permitió que el 10% de las transmisiones diarias tuvieran propaganda comercial, pero el gobierno no lo autorizó con el solo fin de incrementar la economía en este medio sino que esta ley vino acompañada de otra, la cual decía que se debía pagar el 5% de los ingresos como impuesto.
En 1937 se formó la Asociación Mexicana de Estaciones Radiodifusoras Comerciales (AMERC), una asociación que estaba formada por 20 radiodifusoras de todo el país, con el fin de defender los diferentes intereses comunes de los radiodifusores.
Un año despues, en 1938, la XEQ se lanzó al aire con la rúbrica de "Radio Panamericana". En esta estación se iniciaron como artistas Pedro Infante y Consuelo Velázquez, formando parte de una Pléyade de estrellas que se convertirían en artistas consagrados.
Años despues, el aspécto económico se intensifica y se fue consolida más como uno de los objetivos fundamentales de las radiodifusoras y sus dueños. En 1945 comenzaron las cadenas radiofónicas a formarse. Las emisoras fuertes propusieron a las débiles unírseles con el fin de ofrecer una mejor programación y beneficiarse mutuamente al proporcionarse unos a otros lo elemental para crecer tecnológicamente y así los dos poder recibir mas dinero por los espacios

En la radio mexicana, los programas que tuvieron éxito hace 50 años todavía se siguen escuchando, algunos de estos programas fueron La Tremenda Corte, un programa simpático con personajes de la comedia radiofónica que encabezaba Leopoldo Fernández como "Tres Patines" y Minic Al como "Nananina", principalmente, en donde, de una manera ingeniosa, "Tres Patines" siempre jugaba con las palabras para tratar de confundir a sus acusadores y en donde aparentemente siempre salía airoso al final.
Otro programa en el formato de radionovela fue "Kalimán, el hombre increíble" con personajes con un talento de voces muy particulares que encabezaba Luis Manuel Pelayo, caracterizando a "Kalimán", junto con Luis de Alba en el papel de "Solín"; esta radionovela se sigue escuchando de tiempo en tiempo en las radiodifusoras en el interior de la República.
Un programa más, que combinó ingenio, talento y conocimientos culturales fue el del Dr. I.Q., que se hacía a base de preguntas y los que contestaban rápidamente, se llevaban un premio.

Despues de haber expuesto de manera muy general la historia de la Radio en México, me quedo con una frase de un periodista del diario Esto:

"La palabra en la radio es magia que crea un universo imaginario".


2 comentarios:

Christian O. Grimaldo dijo...

Me gustó mucho la frase del final.

A Arturo le gusta mucho la tremenda corte, yo nunca lo he escuchado, dicen que es bueno.

Alejandro Godínez dijo...

Me gustó la introducción. En general, La lectura estuvo amena, mucha información, buena entrada.

Publicar un comentario