miércoles, 10 de febrero de 2010

La ley del hierro de sueldos

:) 

Saludos una vez más a todos. Sigo con el espíritu combativo de querer cambiar las injusticias y falacias del mundo con la economía (sugerencia mía), por esa misma razón el día de hoy les presento la explicación a lo que considero es el origen de los salarios de chiste de nuestros días. Espero esta entrada sea de su agrado y la explicación no les sea confusa, añado que agradezco y sus opiniones y comentarios.

También conocida por la ley de bronce de los salarios, fue el término utilizado por el economista David Ricardo y título de un folleto publicado en 1817 por él mismo para explicar por qué los salarios bajan hasta el nivel de subsistencia. Ricardo basaba su argumento en la Ley de los rendimientos decrecientes de la tierra; el cual decía que a medida que las mejores tierras se iban ocupando, la creciente población migraba a tierras con una productividad menor, es decir, tierras marginales. Cuando las tierras sólo daban para la subsistencia, el salario equivalía entonces al nivel de subsistencia. Debido a la creciente competencia entre los trabajadores, ese salario sería el mismo para todos, inclusive para aquellos que trabajan en tierras con mayor productividad o fuesen personas con un nivel productivo mayor (técnicos, artesanos, etcétera). Si trasladamos este argumento a la industria encontramos que la ley de los rendimientos decrecientes se magnifica no sólo en factores humanos, sino también de capital.

Ahora, para hacer esta entrada más interesante llevemos esta explicación aún más allá, a una sociedad mexicana e imaginemos entonces que es lo que ocurriría; si el argumento según el cual los salarios tienden "naturalmente" hacia un nivel mínimo y que correspondiera a las necesidades mínimas de subsistencia de los trabajadores es cierta, entonces, cualquier incremento en los salarios sobre este nivel llevaría a un incremento de la población (ya sea por el aumento de personas que se desplazarían de otras zonas del estado y/o país buscando oportunidades de empleo) y entonces el aumento de la competencia por obtener un empleo haría que los salarios se redujeran de nuevo a ese mínimo ¿les suena esto a algo?, pues sólo temporalmente los salarios podrían elevarse por encima del mínimo después de haber descendido la tasa de natalidad, como consecuencia de un descenso anterior de los salarios por debajo del mínimo de subsistencia; dicha “alza temporal de los salarios provocaría entonces un incremento de la natalidad y de la oferta de trabajo y los salarios volverían a recuperar nuevamente su nivel natural o de subsistencia, y así se perpetuaría el ciclo. Lo dramático del asunto es que sucede todo lo contrario al ciclo; las personas que migraron a la ciudad… llamémosla Guadalajara para fines prácticos, no sólo nunca se fueron de Guadalajara sino que se reprodujeron como conejos por años, añadámosle además que todas estas nuevas personas más las anteriores (excluyendo su nivel educativo y productivo dado que el análisis aclara que no es importante dado que de alguna forma la capacidad de empleo se encuentra siempre en equilibrio), se encuentran que el nivel de empleo y salario es menor a las expectativas, nos encontraríamos entonces en una situación donde la población a pesar de que aumente o disminuya no tendría efecto sobre los niveles de empleo y de salario ya que sorpresivamente la teoría dice que siempre tendríamos altos niveles de natalidad y de competencia por el exceso de conejos que habría viviendo por ahí, por lo tanto también en teoría los niveles salariales JAMÁS aumentarían sino todo lo contrario, disminuirían aún más del nivel de subsistencia humana. Para concluir y sólo para hacer esta explicación más divertida, añadámosle el factor “capitalismo” e “inflación” a la ecuación; pues resultaría entonces que al modernizarse todo, la oferta de trabajo disminuiría porque ahora lo que necesitan los capitales son más maquinas y menos conejos para que la producción de bienes y servicios sea más “barata” y poder venderla más cara de lo que resultó fabricarla, el resultado obtenido sería que tendríamos a un número mayor de conejos viviendo por debajo del nivel de subsistencia, desempleados y apareándose.

9 comentarios:

Ismoísta dijo...

Chale chale. a esta entrada sí que no le encontré atractivo, medio no me gustó y medio no le entendí.

Espero las siguientes. No falles ese vato Aché.

Ismoísta dijo...

Aclaración:
Digo que no nos falles porque vi que decías que tal vez no subirías más entradas.

Jav dijo...

Chales! hiciste un licuado de teorías económicas, la mayoría incompatibles entre sí. Mezclaste indiscriminadamente la mano invisible de Adam Smith, las tijeras de Marshall, la crítica al "capitalismo" de Marx, los rendimientos decrecientes de David Ricardo y el crecimiento poblacional excesivo de Malthus, con un toque bastante Neoliberal suponiendo competencia perfecta, libre movilidad de factores y pleno empleo de recursos.

En buena onda no puedes hacer una mezcla de ése tipo. Toda teoría económica es una secuencia lógica de causas y efectos partiendo de una base de supuestos acerca de la realidad, si no respetas los supuestos de cada postulado tu teoría resulta ser contradictoria e incoherente. Es cierto que hay teorías que toman ciertas partes del planteamiento de varios autores, pero lo hacen modificando algunos supuestos (si es que son compatibles entre sí) y presentándolo todo de una forma homogénea y coherente.

Por ejemplo, David Ricardo es compatible con Marx porque ambos suponían que el trabajo es el único factor productivo capáz de generar valor (de hecho Marx tomó ése planteamiento de David Ricardo), es decir, que el capital (maquinaria, herramientas, etc) y la tierra (materias primas) solo transfieren su valor al producto creado, en consecuencia los capitalistas utilizarán la mayor cantidad de trabajo humano como sea posible, ya que si utilizan más maquinaria y menos trabajadores, generarán una cantidad menor de valor (porque estamos suponiendo que la maquinaria no genera valor). Esto es completamente incompatible con lo que escribiste.

"... al modernizarse todo, la oferta de trabajo disminuiría porque ahora lo que necesitan los capitales son más maquinas y menos conejos para que la producción de bienes y servicios sea más “barata” y poder venderla más cara de lo que resultó fabricarla... "

Ésa conclusión solo es posible si utilizas el postulado de Adam Smith de que la maquinaria (capital) puede generar valor porque incrementa la productividad del trabajo humano (que también puede generar valor), con esto en mente podemos pensar que las máquinas puede alcanzar un punto tal ("al modernizarse todo") que permitan, con una cantidad mucho menor de trabajadores, generar más valor de lo que se generaría con más trabajadores y menos maquinaria.

Toma mi comentario como una crítica respetuosa y con la mejor de las intenciones. Nos vemos el jueves en Evaluación de Proyectos II... :P

Jav dijo...

oorale, tengo q empezar a hacer comentarios más cortos :)

Alejandro Godínez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alejandro Godínez dijo...

Te agradezco el comentario y tienes toda la razón y me alegra que te hayas percatado de todo eso, pero recuerda también que Ricardo basó la teoría de los rendimientos decrecientes como una crítica a la obra de smith a la teoría del valor trabajo, en conceptos como el capital y la reproducción, por lo que nunca la contrapuso para escribirla sino para completarla, por lo que es perfectamente viable en mí opinión no haberlo mencionado estrictamente, pero también mucho de la segunda parte traté de demostrarlo como una burla (aunque debo reconocer que esa mezcla no fue del todo correcto, problema de mi parte por no presentarlo adecuadamente, porque sé que muchos no lo debieron de haber entendido como tu).

Alejandro Godínez dijo...

aclaración:
me refiero a que tu si lo entendiste

Ismoísta dijo...

No, neta que no le entendimos.
Lo cual es malo porque se supone (o eso supongo yo) que en este blog uno habla de cosas que probablemente los demás no sepan, pero, explicandolas lo suficiente para que les quede claro.

Pero hey, qué chido ver un "pleito" especializado. No que diga que se pelearon. (¿O sí?)

Christian O. Grimaldo dijo...

jajaja, si... no entendí muy bien lo de los autores, lo que conozco de ellos básicamente se remite a la preparatoria y mis clases de economía.

Me hubiera gustado leer la opinión de Fer aquí.

Publicar un comentario