martes, 1 de septiembre de 2009

El Que Habla, El Que Calla, El Que Escucha...

:) 
A MI MADRE TIERRA LATINOAMÉRICA.

... Retomando aquella ocasión en la platicaba con Chopan y Christian sobre el libro de Vasconcelos "La Raza Cósmica", vi en la mano de Christian, el símbolo náhuatl (no estoy completamente seguro de que sea nahuatl) que representa la lengua o el habla; lo relacioné con lo que decía el libro y el sentido que ubica entrelíneas y que marca la dirección o la propia ideología hacia la que se inclina el "discurso". Precisamente me puse a pensar en ésta última palabra y reflexioné en que últimamente la palabra discurso pareciera que se ha puesto de moda tanto en las ciencias, en la filosofía, en la propia psicología, en la política, en las instituciones.
Así escuchamos el "discurso político", el "discurso socialista", el "discurso eclesiastico", el "discurso científico", el "discurso globalista", o bien el "análsis del discurso".



Entoces, ¿qué es el discurso y cual es el sentido o el punto de partida que le permite tener tantos y hasta cualquier adjetivo o complemento que, por supuesto, lo re-significa; o a lo mejor lo re-discursa?



He aquí, pues, algunas definiciones de la palabra "discurso", aclarando que no son deficiones exactas, bien elaboradas o sustentadas, sino algunas aproximaciones de las distintas perspectivas que se tienen del significado de la palabra.



El Discurso.


Un discurso puede ser una de varias cosas pero siempre la utilización de este término está asociada con la transmisión verbal o lingüística de algún tipo.
Para la lingüística y las ciencias sociales, el discurso es una forma de transposición tanto del lenguaje escrito como verbal y se utiliza para hacer referencia a la construcción de un mensaje por parte de un interlocutor, a la forma, estilo o características particulares del habla de un individuo y a la noción de comunicación verbal de diverso tipo. A su vez, para otras ciencias sociales, el discurso es un evento de comunicación de distinta índole. Incluso, para algunos pensadores como Michel Foucault, el concepto de discurso hace referencia a un sistema de ideas o de pensamiento: el discurso de un individuo se corresponde con un contexto sociohistórico, con sus características personales, con su pertenencia social y geográfica, etcétera.
Sin embargo, la forma más común de referirse a un discurso es respecto del acto verbal y oral de dirigirse a un público particular para transmitir un mensaje. En este sentido, se trata de un sistema coherente de oraciones que hacen referencia a una misma temática. En una conferencia, por ejemplo, el discurso es el parlamento que una persona utiliza para introducir un tema, para transmitir su perspectiva respecto de una problemática o cuestión, para realizar un balance o para llamar a la polémica. Un discurso puede ser más o menos informal, más corto o más extenso, puede ser principalmente oral o valerse de otros recursos tecnológicos, puede tener un trasfondo político o simplemente ocurrir en una celebración laboral o hasta incluso familiar como un casamiento. No obstante, en todos los casos y desde los orígenes de esta práctica social, el propósito de un discurso siempre ha sido el de comunicar y/o exponer un punto de vista buscando persuadir a los interlocutores del mismo.
Dada la complejidad y variedad de esta noción, el discurso es objeto de estudio de diversas disciplinas como la lingüística. El Análisis del discurso es de hecho una disciplina que recorre a diversas ciencias como la antropología, la sociología, la filosofía y la psicología que apunta a indagar sobre las causas, efectos y contexto de producción del discurso con el propósito de interpretarlo y asignarle significado a un discurso individualmente o a un conjunto de discursos.

Por ejemplo, para Lupicinio Íñiguez y Charles Antaki, el discurso es un conjunto de prácticas lingüisticas que mantienen y promueven ciertas relaciones sociales. El análisis consiste en estudiar cómo estas prácticas atúan en el presente mantieniendo y promoviendo estas relaciones: es sacar a la luz el poder del elnguaje como una práctica constituyente y regulativa.
Uno de los tipos de discursos más investigados es el que tiene lugar en el ámbito político: el análisis de los mensajes transmitidos por candidatos políticos en campaña o en ejercicio de su gestión es amplio y rico, e incluye aspectos tan específicos como la gramática, la fonética, la retórica, la argumentación, la narración, la sintaxis y la semántica.

Para algunos comunicadores y practicantes de la oratoria, se puede definir el discurso como toda sucesión de palabras, extensas o cortas, que sirva para expresar lo que discurrimos, debe ser adecuado, es decir, ordenado, acomodado y proporcionado para lo que se quiere, perfecto para el caso. Esta definición sugiere que el comunicador sabe lo que quiere con su discurso, y lo organiza para lograr ese objetivo.
Para aquellos que se les infla el hígado con el psicoanálisis, discurso es un término que en un sentido general designa la forma en que se producen determinado enunciados efectivos y sus consecuencias. Así se habla del discurso médico, político, científico, etc. Lacan habla de discurso en un sentido más fundamental. En primer lugar como discurso sin palabras, o sea una armazón o estructura que implica lugares y términos, y que es la matriz de cualquier acto en que se tome la palabra. El significante es la causa del discurso, ya que es en la captura que el significante ejerce sobre los seres hablantes en donde se establecen las operaciones mínimas que hacen posible el discurso. El discurso, en tanto lazo social, se soporta en el lenguaje. Si el inconciente está estructurado como un lenguaje, el discurso es el armazón fundamental que hace posible que cada uno encuentre la necesaria barrera al goce para constituír el lazo social. No existe el lazo social fuera de los discursos, porque el sujeto y el Otro no disponen de ningún medio que establezca su vínculo en el lenguaje.



Estas son algunas definiciones sobre las cuales se coloca a la palabra "discurso" y sobre las que toma sentido. Lo que de alguna forma se comparte de todas estas definiciones es la relación con la comunicación, la ideología, la palabra o la suceción relativamente organizada de palabras, o una forma de relacionarse con el otro, o con el decir del otro y al otro.

Además, experimentando un poco con la composición de la palabra como significante, si "discurso" lo leemos como "dis-curso", su sentido puede cambiar completamente del expuesto aquí; y ese ya lo dejo a sus propias interpretaciones.

Para otras consultas.

1 comentarios:

Christian O. Grimaldo dijo...

Encuentro entonces varios usos para la palabra discurso, pero todos dirigidos a la expresión suscesiva de intereses, emociones, ideas y todo tipo de elementos sociales.

Ayer estaba leyendo algo acerca de como Habermas concetpualizaba a la realidad como producto de 3 elementos básicos:

-La sociedad
-La cultura
-La personalidad

Y precisamente el vinculo entre estos elementos y que es el que permite la existencia del todo es la acción comunicativa por medio de discursos que se transmiten generacionalmente y que en algún momento surgieron de una nada biológica, esa nada biológica se conceptualiza como "monada" según Cornelius Castoriadis, que es el momento en que se origina nuestra primera representación, boca-pecho-placer-leche con la madre, ese día te mencionaba la importancia de Freud en un elemento de psicología social y sociología pero que no se ahondo a detalle.

El Discurso tiene un papel crucial, la palabra vale mucho más que las 7 letras que la componen.

Me gusta cuando haces tú la semana, particularmente me das mucho que pensar. El blog esta mejorando desde la primer vez que todos publicamos ¿no crees?

Por cierto, el grafo que me dibujo se llama Cuicatl, significa "canto" esta relacionado con poesía, arte y discurso y si es de origen Náhuatl :)

Publicar un comentario