miércoles, 29 de abril de 2009

Miércoles de arte: Los otros cuentos.

:) 












Esta entrada me presentó una dicotomía entre los murales que hay en los caracoles (como le llaman a las comunidades zapatistas) o estos los otros cuentos. Decidí optar por los otros cuentos ya que me gustan más jajaja y además por el hecho de que hemos centrado en su mayoría los miércoles en artes visuales.













Los otros cuentos fueron editados por una editorial argentina apoyada por la red de solidaridad con chiapas el pasado diciembre del 2008, los fondos recaudados en su venta en físico y electrónico se destinaron a apoyar a las comunidades indígenas y se acompañaban de un disco donde los cuentos son relatados por diversas personalidades artísticas y literarias.

Les dejo 2 de los cuentos:

SIEMPRE Y NUNCA CONTRA A VECES

Había una vez dos veces. Una se llamaba una vez y la otra se llamaba otra vez.
Una y otra vez formaban la familia A veces, que vivía y comía de vez en vez. Los grandes imperios dominantes eran siempre y nunca que, como es evidente, odiaban a muerte a la familia A veces. Ni siempre ni nunca toleraban que los A veces existieran. Siempre no podía permitir que una vez viviera en su reino porque entonces siempre dejaba de serlo porque si ya hay una vez entonces ya no hay siempre.

Nunca tampoco podía permitir que otra vez apareciera otra vez en su reino porque nunca no
puede vivir con una vez ni menos si esa vez es otra vez. Pero una vez y otra vez se la pasaban
molestando una y otra vez a siempre y a nunca. Y así fue hasta que siempre las dejó en paz para
siempre y nunca nunca las volvió a molestar. Y una vez y otra vez se la pasaron jugando una y otra vez.

"¿Qué me ves?" preguntaba una vez, y otra vez contestaba: "¿Pues qué no ves?"
Y así se la pasan felices de vez en vez, ya ves. Y siempre fueron una y otra vez y nunca dejaron de ser A veces. Tan, tan.

Moraleja 1: A veces es muy difícil distinguir entre una vez y otra vez.
Moraleja 2: Nunca hay que decir siempre (bueno, a veces sí).
Moraleja 3: Los "siempres" y los "nuncas" los imponen los de arriba, pero abajo aparecen "los molestos" una y otra vez que, a veces, es otra forma de decir "los diferentes" o de vez en vez, "los rebeldes".
Moraleja 4: Nunca vuelvo a escribir un cuento como éste, y yo siempre cumplo lo que digo (bueno, a veces no).

EL LEÓN MATA MIRANDO

El viejo Antonio cazó un león de montaña con su vieja chimba. Yo me había burlado de su arma días antes:
-De estas armas usaban cuando Hernán Cortés conquistó México -le dije.
Él se defendió: -Sí, pero ahora mira en manos de quién está.
Ahora estaba sacando los últimos tirones de carne de la piel, para curtirla. Me muestra orgulloso la piel. No tiene ningún agujero.
-En el mero ojo -me presume- es la única forma de que la piel no tenga señales de maltrato, -agrega.
-¿Y qué va hacer con la piel? -pregunto.
El viejo Antonio no me contesta, sigue raspando la piel del león con su machete, en silencio. Me siento a su lado y después de llenar la pipa, trato de prepararle un cigarrillo con doblador. Se lo tiendo sin palabras, él lo examina y lo deshace.
-Te falta -me dice mientras lo vuelve a forjar.
Nos sentamos a participar juntos en esa ceremonia del fumar.
Entre chupada y chupada, el viejo Antonio va hilando la historia:
El león es fuerte porque los otros animales son débiles. El león come la carne de otros porque los otros se dejan comer. El león no mata con las garras o con los colmillos. El león mata mirando. Primero se acerca despacio... en silencio, porque tiene nubes en las patas y le matan el ruido. Después salta y le da un revolcón a la víctima, un manotazo que tira, más que por fuerza, por sorpresa.
Después la queda viendo. La mira a su presa. Así... (el viejo Antonio arruga el entrecejo y me clava los ojos negros). El pobre animalito que va a morir se queda viendo nomás, mira el león que lo mira. El animalito ya no se ve él mismo, mira lo que el león mira, mira la imagen del animalito en la mirada de león, mira que, en su mirarlo del león, es pequeño y débil.

El animalito ni se pensaba si es pequeño y débil, era pues un animalito, ni grande ni pequeño, ni fuerte ni débil. Pero ahora mira en el mirarlo del león, mira el miedo. Y, mirando que lo miran, el animalito se convence, él solo, de que es pequeño y débil. Y, en el miedo que mira que lo mira el león, tiene miedo.
Y entonces el animalito ya no mira nada, se le entumen los huesos así como cuando nos agarra el agua en la montaña, en la noche, en el frío. Y entonces el animalito se rinde así nomás, se deja, y el león se lo zampa sin pena.

Así mata el león. Mata mirando. Pero hay un animalito que no hace así, que cuando lo topa el león no le hace caso y se sigue como si nada, y si el león lo manotea, él contesta con un zarpazo de sus manitas, que son chiquitas pero duele la sangre que sacan. Y este animalito no se deja del león porque no mira que lo miran... es ciego. ‘Topos’, le dicen a esos animalitos.

Parece que el viejo Antonio acabó de hablar.
Yo aventuro un: "sí, pero...". El viejo Antonio no me deja continuar, sigue contando la historia mientras se forja otro cigarrillo. Lo hace lentamente, volteando a verme cada tanto para ver si estoy poniendo atención.
El topo se quedó ciego porque, en lugar de ver hacia fuera, se puso a mirarse el corazón, se trincó en mirar para dentro. Y nadie sabe por qué llegó en su cabeza del topo ese mirarse para dentro. Y ahí está de necio el topo en mirarse el corazón y entonces no se preocupa de fuertes o débiles, de grandes o pequeños, porque el corazón es el corazón y no se mide como se miden las cosas y los animales. Y eso de mirarse para dentro sólo lo podían hacer los dioses y entonces los dioses lo castigaron al topo y ya no lo dejaron mirar pa’ fuera y además lo condenaron a vivir y caminar bajo la tierra. Y por eso el topo vive abajo de la tierra, porque lo castigaron los dioses. Y el topo ni pena tuvo porque siguió mirándose por dentro. Y por eso el topo no lo tiene miedo al león. Y tampoco lo tiene miedo al león el hombre que sabe mirarse el corazón.
Porque el hombre que sabe mirarse el corazón no ve la fuerza del león, ve la fuerza de su corazón y entonces lo mira al león y el león lo mira que lo mira el hombre y el león mira, en el mirarlo del hombre, que es sólo un león y el león se mira que lo miran y tiene miedo y se corre.
-"¿Y usted se miró el corazón para matar a este león?" interrumpo. Él contesta:
-"¿Yo? N’hombre, yo mire la puntería de la chimba y el ojo del león y ahí nomás disparé.... del corazón ni me acordé...".
Yo me rasco la cabeza como, según aprendí, hacen aquí cada vez que no entienden algo.
El viejo Antonio se incorpora lentamente, toma la piel y la examina con detenimiento. Después la enrolla y me la entrega.
-"Toma" - me dice - “te la regalo para que nunca olvides que al león y al miedo se les mata sabiendo a dónde mirar..."
El viejo Antonio da media vuelta y se mete a su champa. En el lenguaje del viejo Antonio eso quiere decir: -"Ya acabé. Adiós". - Yo metí en una bolsa de nylon la piel del león y me fui...

Nota: Los cuentos en total son 12. Todos fueron escritos por Marcos y tienen relación con el movimiento zapatista, la resistencia, los marginados y la revolución (por si se lo estaban preguntando jajaja)
Pueden descargarlos de aquí:

http://red-latina-sin-fronteras.lacoctelera.net/post/2008/12/15/zap-otros-cuentos-libro-cd-con-relatos-del-sub

Saludos!

11 comentarios:

Darío "Changuito" Beltrán dijo...

La idea de cuentos para ilustrar la ideología zapatista me parece muy interesante, el primer cuento me encantó, es corto, directo y deja para mucho tiempo de reflexión. Así me gustan los cuentos.

Deberías de pegar un link a los archivos en pdf, creo que sería más fácil descargarlos.

Christian O. Grimaldo dijo...

Tienes razón, lo que pasa es que había perdido el link :P jajaja, pero ya lo encontré

Emma Oropeza dijo...

YO AMO LOS CUENTOS, me gusto mucho esta entrada, los cuentos "infaltiles" siempre son una forma de perpetuar la cultura, y de hacer que esta sea conocida por persojas ajenas a ella, me gusto mucho tu elección del día de ayer, por que hoy ya es 30 de Abril, día del niño.

Anónimo dijo...

Hello it's me, I am also visiting this website regularly, this site is truly fastidious and the users are really sharing good thoughts.

My web site :: Ipad Repair Kl

Anónimo dijo...

Thiѕ is mу fіrst time
pay а νisit at here and і аm actuаlly hаρpy tо read eνeгthing at alone plаce.


Ηerе is my website - iphone repair malaysia

Anónimo dijo...

It's actually very difficult in this busy life to listen news on Television, so I just use web for that reason, and obtain the most up-to-date news.

Feel free to surf to my web blog :: ipad repair selangor

Anónimo dijo...

Outstanding quest theгe. What οccurred afteг?
Тhankѕ!

Mу blog post; macbook repair kepong

Anónimo dijo...

For latеѕt nеws you haѵe to ѵisit
web аnd on web I fοund thiѕ web page
аs a bеst web sitе for latest uρdates.


Hеrе is mу web page :: ipad repair pj

Anónimo dijo...

Apρreciate this рoѕt. Will try it out.


Look at mу web blog ipad repair melaka

Anónimo dijo...

I enjoy, lead tο I discovered just whаt I used tο
be taκing а look for. Yοu've ended my four day lengthy hunt! God Bless you man. Have a nice day. Bye

My web site ... iphone Repair Selangor

Anónimo dijo...

I am in fаct gгateful to the holder of thіs web ρagе ωho has shared
this ωonderful рaгagrаρh at here.


Also visіt my ωeb page - iphone repair petaling jaya

Publicar un comentario