martes, 2 de marzo de 2010

La Raza Cósmica

:) 
Que tal seguidores de Conexión Ethos:

Después de un buen rato de no haber estado participando activamente en el blog, se me ha reinvitado a seguir publicando por lo cual regreso con esta primera entrado de esta semana. Espero sea de su agrado.
A muchos no los conozco, otros tantos sí, así que si llego a repetir algo de información o el mismo tema de la entrada (pues no recuerdo si ya lo traté en el blog) por lo menos será nuevo para algunos y un recordatorio para otros.
Hoy les hablaré, pues, de La Raza Cosmica de José Vasconcelos, un interesante ensayo que publicó en 1925 y en el cual expresò sus ideales acerca de la bienaventuranza y esperanza que él siempre depositó en el pueblo latinoamericano; y al cual ve, en este ensayo, como la única raza capás de prevalecer en el futuro y la ideal para construir una sociedad diversa, múltiple, pero tambien unificada.
Expongo brevemente, para contextualizar un poco y dedicarle más espacio a la Raza Cósmica, quien fue José Vasconcelos:


Nació en la ciudad de Oaxaca el 27 de febrero de 1882. Fue el fundador del Ministerio de Educación en su país, desde el cual desarrolló una fecunda y extraordinaria labor, lo que le mereció el sobrenombre de El maestro de la juventud de América.
Licenciado en derecho por la Escuela Nacional de Jurisprudencia en 1907, presidió en 1909 el Ateneo de la Juventud, del que fue fundador. Fue partidario de la Revolución Mexicana desde sus inicios, participando en el movimiento maderista como uno de los cuatro secretarios del Centro Antirreeleccionista de México. Fue designado codirector del periódico El Antirreeleccionista por Félix F. Palavicini.
En la insurrección de 1910-11 fue secretario y sustituto de Francisco Vázquez Gómez, agente confidencial de Madero en Washington, y fundador del Partido Constitucionalista Progresista.
En 1914 fue nombrado director de la Escuela Nacional Preparatoria. Huyó luego a Estados Unidos, ya que Venustiano Carranza pretendió arrestarlo por pecar de crítico. A su regreso asistió a la Convención de Aguascalientes y desempeñó el cargo de secretario de Instrucción Pública durante dos meses en el gabinete de Eulalio Guzmán.
Álvaro Obregón lo designó titular de la Secretaría de Educación Pública al crearse esta dependencia. Desde este puesto impuso la educación popular; trajo a México educadores y artistas destacados, creó numerosas bibliotecas populares y los departamentos de Bellas Artes, Escolar y de Bibliotecas y Archivos. Reorganizó la Biblioteca Nacional, dirigió un programa de publicación masiva de autores clásicos, fundó la revista El Maestro, promovió la escuela y las misiones rurales y propició la celebración de la primera Exposición del Libro. Durante su gestión se encargaron murales para decorar distintos edificios públicos a los pintores José Clemente Orozco y Diego Rivera, aunque algunos han afirmado que dichos murales tuvieron que vencer la tenaz resistencia del ministro Vasconcelos, a cuyo entender Orozco hacía "horribles caricaturas".

La Raza Cósmica.


En la Raza Cósmica, José Vasconcelos expresó la ideología de la "quinta raza" del continente americano; una aglomeración de todas las razas del mundo sin distinción alguna para construir una nueva civilización: Universópolis y gente de todo el mundo transmitiendo su conocimiento. Personas de Iberoamérica (ex-colonias de España y Portugal), tienen factores territoriales, raciales y espirituales para iniciar la "era universal de la humanidad"
Señalando que las ideologías de
Charles Darwin son "teorías científicas" solo creadas para validar, explicar y justificar la superioridad racial y la represión a otras, Vasconcelos intenta rechazar esas teorías y reconoce en sus propias palabras un esfuerzo ideológico para mejorar la moral cultural de la "raza oprimida" al dar un teoría optimista del futuro desarrollo de una raza cósmica.
La frase "La raza cósmica" engloba la noción que los conceptos exclusivos de raza y nacionalidad deben ser trascendidos en nombre del destino común de la humanidad. Originalmente se refirió a un movimiento de intelectuales mexicanos de la década de 1920 que apuntaron que los latinoamericanos tienen sangre de las tres razas del mundo: blanca (colonizadores europeos), amarilla (nativos amerindios) y negra (esclavos africanos), trascendiendo las gentes del "viejo mundo".
La expresión "
La Raza" es una versión abreviada de "La raza cósmica" y se refiere al mestizaje en Latinoamérica. Vasconcelos usó también la expresión "la raza de bronce" en el mismo sentido.

En se sentido, Vasconcelos establece el hecho de la existencia, en América, no de una diversidad de razas que prolongan en el nuevo continente la lucha de antagonismos y de supremacías a que se libraron las razas originarias en el Viejo Mundo, sino de una nueva raza, la raza cósmica, que las funde todas y las supera, tendiendo a la creación, más aún que de un nuevo tipo fisiológico, de una nueva cultura.
Afirma así Vasconcelos: "Cerca del río Amazonas se levantará Universópolis, lugar de la raza cósmica, desde donde saldrán las predicaciones y escuadras y los aviones que propagarán las buenas nuevas. Sus aviones y ejércitos irán por todo el planeta educando a las gentes para su ingreso a la sabiduría. La vida fundada en el amor se expresará en forma de belleza. Pero si el Amazonas es conquistado por los sajones, entonces se fundara allí Anglotown, de allí saldrán las armadas guerreras para imponer en el mundo la ley severa del predominio del blanco de cabellos rubios y el exterminio de sus rivales oscuros"
Tesis que desarrolla y nutre en el transcurso de su ensayo, para despues aterrizar en una sentencia muy particualr que seguro todos conocemos y que en mi opinión, ninguno de nosotros debemos olvidar:
"(...) se resuelve que el escudo de la Universidad Nacional consistirá en un mapa de América Latina con la leyenda ‘Por mi raza hablará el espíritu’; se significa en este lema la convicción de que la raza nuestra elaborará una cultura de tendencias nuevas, de esencia espiritual y libérrima. Sostendrán el escudo un águila y un cóndor apoyado todo en una alegoría de los volcanes y el nopal azteca.

Adjunto link para que puedan leer el libro:
http://paginadura.com/libros/razacosmica.pdf

5 comentarios:

Gina O. dijo...

ya recuerdo esta entrada =), de las primeras veces que publicaste lo que me recordaba era el gran empuje con que Vasconcelos realizo proyectos en pro de la educación y el crecimiento de un espíritu nuevo y más fuerte del pueblo, ahora lo que me mueve leer tu entrada es pensar un poco en la teoría psicoanalítica de Jung en cuanto al inconsciente colectivo y cómo se reflejaría esta teoría con la postura de Vasconcelos y su ideología

Christian O. Grimaldo dijo...

Las ideas de Vasconcelos (a quien nunca he leído directamente) expresadas aquí me confunden un poco, ya que por un lado presenta na crítica al racionalismo de la teoría darwiniana que aparenta ser crítica a el discurso cientifico a la vez, pero justifica por los mismos medios la supremacía de "la raza cósmica" al decir que tenemos sangre de todos los pueblos del mundo.

Los ideales utópicos del siglo XIX fueron muy interesantes pero al final se englobaron y restringieron a si mismos, el afán de encontrar la comunidad la destruyó a su vez poniendo sobre sus sueños la pesadilla del totalitarismo.

Si no es así ¿para que quiere "Universopolis" aviones y ejércitos para educar al planeta y ¿de que educación está hablando? parece apuntar a la tiranía de las mayorías más que a una sociedad igualitaria. Muchos pensadores como Dewey hablaron de las implicaciones de la educación uniforme y mencionaron detalles como ese.

Sigo recordando la paradoja del intento de construir una psicología social latinoamericana que al mismo tiempo habla del relativismo de las sociedades, leo esto y pienso si de verdad un clavo saca otro clavo.

Me gustaría saber más acerca de Don Vasconcelos y quien fue realmente, más allá de su biografía meritoria.

"La raza" ahora entiendo algo más de los cholos o no mi "nanas"

Ismoísta dijo...

¿Qué onda Christian? Se te durmió regañar a Fer por escribir "capás" en lugar de capaz.

¿Qué onda Fernando?
¿Quién eres? Bienvenido de nuevo, espero el resto de tus entradas.

Christian O. Grimaldo dijo...

jajaja regañar... por eso no quise decir nada, esta vez preferí hablar del contenido :)

Están flojeandole mucho a las semanas, necesitamos más acción! quien iba a invitar a ala socióloga?

Anónimo dijo...

necesito informacion del autor de la ilustracion que aparece, gracias!

Publicar un comentario