lunes, 23 de marzo de 2009

Lunes de Personaje: Julio Verne

:) 
¿Alguna vez en su infancia soñaron con darle la vuelta al mundo en 80 días en un globo aerostático?
¿Recuerdan como cavaban pequeños pozos creyendo que algún día llegarían al centro de la tierra?
¿O las películas de Volver al Futuro que pasaban casi todos los sábados en canal 5, en especial la tercera película donde el Doc. se enamora de aquella bella dama, Clara, precisamente por que a ambos les facinaba un personaje de ciencia ficción? Y que es éste personaje sobre el cual se basa esta trilogía.



Así es, me estoy refiriendo al personaje y autor más sobresaliente en la historia de la ciencia-ficción.


JULIO VERNE.





Julio Verne nació en Nantes, Amiens, el 8 de febrero de 1828. Se escapó de su casa a la edad de 11 años para ser grumete y más tarde marinero, pero, prontamente atrapado y recuperado por sus padres, fue llevado de nuevo al hogar paterno en el que, en un furioso ataque de vergüenza por lo breve y efímero de su aventura, juró solemnemente no volver a viajar más que en su imaginación y a través de su fantasía.
Su adolescencia transcurrió entre continuos enfrentamientos con su padre, a quien las veleidades exploratorias y literarias de Julio le parecían el todo ridículas, y los continuos desaires de su prima Caroline, que sumen al joven Julio en profundas crisis de melancolía. Al fin consigue trasladarse a París donde empieza a codearse con lo más granado de la intelectualidad del momento, Victor Hugo, Eugenio Sue, etc., y consigue la amistad y protección de los Dumas, padre e hijo. En 1850 acaba sus estudios de derecho y su padre le conmina a volver a Nantes. Pero Julio se resiste, afirmándose en su decisión de hacerse un profesional de las letras.
Es por esta época cuando Verne, influenciado por las increíbles cotas que alcanzaban por aquel entonces ciencia y técnica, concibe el proyecto de crear la literatura de la edad científica, vertiendo todos estos conocimientos en relatos épicos, ensalzando el genio y la fortaleza del hombre en su lucha por dominar y transformar la naturaleza.
Pero antes está la necesidad de comer y vestirse. Para conseguir el dinero que le es necesario, una vez que su padre le cortó el suministro del mismo, se centra en el teatro y en operetas, de calidad y éxito irregulares, pero en cualquier caso un trabajo agotador e insatisfactorio, puesto que le roba el tiempo necesario para el estudio de esas ciencias que tanto admira.
En 1856 conoce a Honorine de Vyane, con la que se casa en 1857 tras establecerse en París como agente de bolsa. Su carrera como tal no le resultó en absoluto satisfactoria, y así Verne siguió el consejo de un amigo, el editor P. J. Hetzel, quien será su editor in eternum, y convirtió un relato descriptivo de Africa en la que sería la novela. CINCO SEMANAS EN GLOBO, (1863) fue un éxito fulminante y tuvo como resultado un espléndido contrato con Hetzel que garantizaba al joven e inexperto novelista (tenía 35 años cuando publicó su primer libro) la cantidad anual de 20.000 francos durante Los siguientes veinte años, a cambio de lo cual Julio Verne se obligaba a escribir dos novelas de un nuevo estilo cada año. El contrato fue renovado por Hetzel y más tarde por el hijo de éste, con el resultado de que, durante más de cuarenta años, Los voyages extraordinaires aparecieron en capítulos mensuales dentro de la revista MAGASIN D'EDUCATION ET DE RECREATION.
Estaba claro que el destino de la obra de Verne, quien se anticipó a su tiempo con más lógica y acierto que la mayoría de los escritores del género a los que podemos considerar primitivos, con la única excepción de nombres como H. G. Wells, tenía que ser como éste, un auténtico filón para el arte que estaba naciendo al mismo tiempo que sus libros: el cine.
La obra de Verne, en efecto, estará entre las más adaptadas dentro de la literatura y desde LAS TRIBULACIONES DE UN CHINO EN CHINA hasta LA VUELTA AL MUNDO EN OCHENTA DIAS, los modos de adaptar su obra han sido también muy diversos, desde la aventura granguiñolesca a la francesa, como puede darse en el primer caso citado, hasta el gran espectáculo en pantalla grande y reparto estelar, como ocurre en el segundo. Pero son otros los títulos que han merecido un tratamiento más respetuoso y un acercamiento más profundo, como VEINTE MIL LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO, VIAJE AL CENTRO DE LA TIERRA o DE LA TIERRA A LA LUNA (adaptada entre otros por George Mélies) que inspiraron lo que puede denominarse con toda justicia como el primer film serio de ciencia ficción posibilista realizado para los americanos en 1950, CON DESTINO A LA LUNA (Destination: Moon), una vez pasada la época de las delirantes fantasías de invasiones marcianas, venusianas, selenitas y de toda la retahila de catastrofismos, incluyendo el cheque de la Tierra con otro cuerpo estelar, con el que el cine USA se divirtió durante la década de los 30 y los 40, que incluyó la adaptación de clásicos del comic (ya entonces considerados como tales) como Flash Gordon, el Capitán Marvel, Buck Rogers o Brick Bradford.
Dotado para la ciencia ficción como para la aventura pura y simple (LOS HIJOS DEL CAPITÁN GRANT, MIGUEL STROGOFF), Verne une las dos vertientes en una de sus obras más sólidas y afortunadas, VEINTE MIL LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO, en la que nos presenta a uno de sus personajes más logrados, patéticos y humanos, el capitán Nemo (nadie), especie de trágico holandés errante que vaga sin rumbo de una parte a otra del mundo, en una sorprendentemente real anticipación de lo que en su día serán los submarinos atómicos, en su Nautilus.
Pese a todo, la vida de Verne no fue fácil. Por un lado su dedicación al trabajo minó hasta tal punto su salud que durante toda su vida sufrió ataques de parálisis. Por si esto fuera poco era diabético y acabó por perder vista y oído. Su hijo Michael le dio los mismos problemas que él mismo había proporcionado a su padre y, desgracia entre las desgracias, sufrió una agresión por parte de uno de sus sobrinos, que le disparó un tiro a quemarropa dejándolo cojo. Su vida marital tampoco fue todo lo feliz que él hubiera deseado, y es comunmente admitido por todos sus biógrafos que mantuvo un matrimonio paralelo con una misteriosa dama, que sólo acabó cuando esta murió.
Verne también se interesó por la vida política, llegando a ser elegido concejal de Amiens en 1888 por la lista radical, siendo reelegido en 1892, 1896 y 1900. Ideológicamente era decididamente progresista en todo lo que concernía a educación y técnica pero de un marcado caracter conservador, y en ocasiones reaccionario, en el aspecto político.
Murió el 24 de marzo de 1905.
Esta es una muy breve biografía de Julio Verne, y su historia se ve muy reducida y simple desde este fragmento, sin embargo creo que puede ser un primer inicio motivacional para investigar más sobre su vida, su historia y sus quehaceres, además de experimentar en carne e imaginación propia el dulce de sus obras. Y en esto agrego que en la mayoría de los personajes destacados en la ciencia, la literatura, las artes, etc., guardan en comun el haber tenido una vida no muy satisfactoria para ellos, pero que através de sus obras para nosotros, curiosamente, si lo es; lo interesante de esto es analizar la relación existente entre sus obras y los lapsos de su historia, tomando en cuenta, por ejemplo, el año en que escribió dicho libro, las personas que estaban allegadas a él y por cuáles conflictos pasaba en ese momento, así como todos los pequeños detalles que circundaban alrededor del personaje. Y creanme, una vez conciendo esto, el contenido de lo que leemos, vemos o escuchamos de ellos no es lo mismo y nunca vuelve a ser igual.
Tal como muchos críticos señalan: ¿qué habría sido de Van Gogh y su arte sin su psicosis? ¿qué sería de la música de Motzart sin los conflictos que tuvo con su padre o se dependencia al alcohol, e incluso de su Requiem si al escribirlo no estuviera moribundo (tal como forjar el cajón de uno mismo será enterrado)? ¿o aún más de las sinfonías de Bethoven sin su frialdad y crueldad, aunque su sobrino se hubiese suicidado a casa de no soportar la presión que Bethoven ejercía sobre él?
Por último, para ponerle el ingrediente final que le da sabor al pipirín, algo que ha hecho a Julio Verne el más grande de los exponenetes de la ciencia ficción y que en cierta forma inyecta un tinte misterioso a sus obras, poniendo a científicos y literatos con los pelos de punta, es que muchas de sus obras han sido calificadas como predicciones de lo que hoy en día vivimos. Así en obras como La vuelta al mundo en 80 días, 5 semanas en globo, De la tierra a la luna, Viaje al centro de la tierra, y otras más, ya existían inventos como el globo aerostático, el helicótero, submarinos y los transbordadores espaciales junto con el viaje a la luna; claro, esto en su tiempo solo existía en la imaginación de Julio Verne pero, como un sueño, hecho realidad el día de hoy.


Espero les guste y sea de su interés este pequeño artículo.
FER.

1 comentarios:

Christian O. Grimaldo dijo...

Me encantó tu personaje.

Por cierto, no encontré la palabra "pipirín" en mi diccionario pero internet dice:

Es un término usado tanto en Honduras como México, y que es sinónimo de comida. Así como en Argentina se suele decir "ya está listo el puchero", aunque se refiera a cualquier comida, en esos lugar se dice "ya está listo el pipirín"

También hay una localidad llamada El Pipirín que está situada en el Municipio de Tlahuapan (en el Estado de Puebla) a 2820 metros de altitud. Tiene 116 habitantes.

La definición es del sábado! jaja

Publicar un comentario